Search

Al fin juntos

Hay milagros que ocurren en nuestro alrededor todos los días. Pero la mayoría de ellos son milagros ordinarios. El hecho de que el sol salga todos los días es asombroso. Pero creo, cada día, que sucederá. Luego están los milagros que son absolutamente insondables. Como ocurre con la mayoría de los milagros realmente increíbles, muchos pequeños milagros en el camino llevaron a este día de gozo absoluto en el que nuestra iglesia tuvo el honor de participar.


En el verano, dejaron a una mujer y sus dos hijos pequeños en nuestra iglesia. Fue un milagro que la liberaran.


Parecía improbable que eligiera vivir aquí. Ella era de una parte del mundo completamente diferente a cualquier otra persona que habíamos hospedado antes. Ella siguió un conjunto diferente de normas culturales y religiosas que nosotros. Estaba embarazada y nuestro personal estaba en transición, aún no estaba listo para brindar apoyo. Pero al carecer de otras buenas opciones, vino a vivir con nosotros. Fue un milagro que se quedara.


Ella vino en un momento en que estábamos lanzando algunas clases experimentales de construcción de relaciones en La Casa. A pesar de tantas diferencias con las otras familias que se quedaron con nosotros, incluido el hecho de que ninguna de las tres compartía un idioma, pudieron formar lazos de apoyo entre sí. Fue un milagro que se convirtiera en parte de una comunidad.


Comenzó a cocinar y compartía comida con todas las personas en la casa. Ponía platos de comida en las manos de las personas cuando entraban por la puerta. Ella ayudó a que el café despegara del suelo horneando. Cuando se acercaba el momento de dar a luz, el grupo de hospitalidad se creó para organizar un baby shower para ella. Fue un milagro que ella pudiera dar y recibir amor.


Rita trasladó montañas para inscribir a su hija en la escuela e inscribirla para recibir apoyo gubernantal para madres e hijos (WIC). Ella ha ayudado con el transporte a la escuela todos los días. Gracias a ese apoyo, esta mujer pudo saber que sus hijos estaban bien cuidados cuando fue al hospital. Fue un milagro que tuviera un bebé sano y que todos sus hijos estuvieran prosperando.


Todo este tiempo estuvo esperando a su esposo, quien aún estaba detenido. Algunos días con esperanza. Algunos días con desesperación. Siempre con una paciencia increíble. Fue un milagro que tuviera la fuerza.


Y luego, el sábado, recibió una llamada de que su esposo iba a ser liberado, sin ningún motivo en particular, después de nueve meses de espera. Y en lugar de ser insoportable, su liberación fue fácil. Lo dejaron antes de lo planeado. Llamaron con anticipación para dejarnos la hora que estaba en camino. Fue un milagro que su esposo ahora esté libre.


Su esposo dijo hoy que saber que su esposa estaba tan bien cuidada fue lo único que le dio esperanza durante los largos meses de estrés. Fue un milagro que el amor de nuestra comunidad traspasara las paredes del centro de detención.


Su esposo me contó hoy una historia sobre su abuelo que había vivido la Segunda Guerra Mundial en Rusia, una época de indigencia. No quería comer su sopa una noche y su abuelo habló de cómo durante los tiempos de guerra, tenían tanta hambre que tenían que comer hierba. Entonces, su abuelo dijo: "No te quejes de tu sopa. Esta sopa es un regalo".


Respondí algo como: "Supongo que el sufrimiento nos hace agradecidos".


Y él dijo: "Sí, como yo en este momento. Podría mirar por esta ventana todo el día. Es increíble. Mira todos estos colores. Mira las letras en ese camión. Son increíbles. Mira dónde murió un insecto este parabrisas. Mira qué hermosa es esa marca ".


Luego dijo: "Después de que me comí la sopa, mi abuelo dijo: 'Sé agradecido por cada respiración'. Ahora lo entiendo ".


Y luego dijo: "No puedo contar mis agradecimientos".


No podemos contar nuestro agradecimiento por participar en este increíble milagro de milagros.


-Dianne Garcia, Pastor of Family


Thank you to Jonathan Beachy who translated this post into spanish!

19 views0 comments

Recent Posts

See All